El Que Diambula En Las Tinieblas

Fragmentos del Libro de la Eternidad
Portada y Prefacio

Se dice que toda aventura queda guardada en algun libro, mente o lugar. Ustedes tienen en su mano el libro de la eternidad, forjado mas alla de los tumultos de la galaxia éste libro contiene toda la información de la historia de Phyrox. Pasado, Presente y Futuro. Solo deben hacer una consulta y lo sabran.

Las hojas del libro parecen estar en blanco al ver mas detalladamente el pasado se revela más el presente y futuro que recien estan por escribirse aun permanecen en blanco. Pareciera como si el libro no quisiera mostrarles a los aventureros lo que el destino les depara.

View
¡LLuvia de Meteoros!
"Primera Sesión"

¡El inicio de una gran aventura!

Una gran aventura no puede iniciar sin un grupo peculiar de personajes con la capacidad de cambiar al mundo y ellos sin saber que pueden hacerlo. En el gran mundo de Phrixos existen 5 peculiares personajes que sus vidas estaban por cambiar…

Issac Duskwalker la única persona viva en la ciudad de Necropolis un mundo perdido. No existen escritos o memoria de este lugar, para la población general de Phrixos es una tierra de leyenda, paranuestro joven Shifter una realidad día a día. Dicha ciudad se encuentra al sur del mundo en el pico de SOU, ahí el sol nunca sale pues es bloqueado por una oscuridad eterna, la vida no creece, y el reino es dominado por no muertos y maldad. Isaac es la única persona viviente en todo necropolis debido a que ha decidio no entrar al rito de crucificción por ordenes de su madre. El llego a Necropolis como cualquier otro ciudadano perdiendose en el desierto y siendo atacada su caravana por moustros. En éste ataque sobrevivio pagando el precio de ver a sus padres transformados en no muertos. Desde entonces habitan en una pequeña casa de tres cuartos que, en sí es una acotación a una pequeña iglesia perdida en un callejon del suburvio bajo de la ciudad. En una noche común Isaac desperto en su cuarto algo hambriento y cansado, caminando hacia la sala en busca de algo que comer se dió cuenta que se encontraba solo con su padre. Éso significaba que no había comida ya que su mama es quien compra los rezos para la comida de la semana. Cansado y sin querer pensar en éso se hacerco a su padre para buscar alguna señal o mensaje de su mamá. Su padre un anitguo Shifter ahora transformado en un Brute Zombie de gran tamaño y sin brazos gruño un poco. Haciendo señas con la vista le indico el lugar para buscar cerca de la mesa de laboratorio de su madre. Isaac no perdio tiempo e iendo al lugar encontro una nota de su madre la cual decia:

“Isaac el día de hoy llegare un poco tarde sinembargo es de vital importancia que no salgas de la casa hoy para nada ni por nadie tu padre te cuidara como siempre. Esperame”

Debido al trabajo de consejera del concilio por sus grandes aptitudes magicas, la madre de Isaac deja mensajes a su hijo en su auscencia, sinembargo este mensaje tenia un tono diferente nunca se le había prohibido salir a Isaac. Su padre gruñendo en moción de ignorancia al porque la prohibición no ayudaron a las ansías de Isaac, el cual no pudo hacer nada más que esperar como se le ordeno. Al paso de unas horas de no hacer nada más que aguantar el hambre una corriente de aire apareció de la nada fuertemente creando un remolino en la habitación de éste salio la madre dando un pequeño brinco al paso que el torbellino desaparecía.

!Mamá ¿qué paso?!

Exclamó el joven shifter mientras observaba como su madre aparecía en escena con un vestido largo color vino rasgado y ella con algunos golpes. Su madre en cambio no perdio el tiempo y sin contestarle corrio al rincon del cuarto donde estaba su laboratorio (mesa) y comenzo a cargar pociones, pergaminos y demás cosas utiles a una mochila la cual cedió a su hijo al terminar.

Isaac disculpame cariño pero debes irte en éstos momentos

Tras decir esto Isaac no entendía la situación todo era muy repentino por lo cual conitnuo insesante con sus preguntas un ¿por que? inicio las muchas de éstas. La madre se tomo el tiempo de explicarle que el concilio de los inquisidores de sangre ya no dan tiempo o plazo para su postergasión de rito de crucificción. Toda persona en Necropolis por mandato de Nexus el rey del lugar debe ser un no muerto o pasar por el rito mencionado. Dicho rito doloroso e imposible de describir con palabras tiene una probabilidad de exitó muy pequeña y el pago por fallar es la muerte. La madre no iba a permitir perder a su hijo ni por la muerte ni por hacerlo no muerto. El tiempo de escapar había llegado.

Apelando a las grandes habilidades y destrezas de su hijo le ordeno escapar hacia el mundo de sol, por medio de las cloacas era el camino más seguro y rápido. El mundo de sol era algo desconocido para ellos, desde su transformación que no lo visitaban e Isaac era muy pequeño para recordar. Con una negación enorme en su corazón y el miedo a lo desconocido el joven acepto sin remedio y huyó de casa, justo al momento de internarse en las cloacas por medio de las alcantarillas a unas cuadras de su casa, una brigada de soldados llegaba a su hogar para encontrarlo.

Tras una larga caminata el joven Isaac salió de las cloacas sano y salvo eludiendo soldados y moustros. Equipado con sus padres en el corazón y muchas agallas dejó atras la ciudad de necropolis. Sus pasos lo guiaron al limite entre el sol y la oscuridad una linea divisora horizontal, el inicio del mundo nuevo y del desierto. Tapandose los ojos ya que estaba acostumbrado a una gran oscuridad dió un paso adelante ¡la aventura inesperada de Isaac empezó!.

El siguiente personaje en entrar a escena es el peculiar Iusrik, un humano quien fue arrebatado de las manos de su madre cuando era apenas un bebe. Los responsables de tal acto fueron unos koboldos en patrullaje quienes al ver entrar una caravana de mercaderes en sus territorios hicieron lo que les ordenaron; matar y vaciar. Debido a esto Iusrik aunque sabe que es humano siempre se ha comportado, pensado y actuado como un koboldo más. No tiene memoría de sus padres verdaderos o su vida antes de conocer a I’frix la kobolda que se hizo cargo de criarlo y cuidarlo.

Una mañana I’frix despierta a Iusrik comentandole que haran un largo viaje hacia el sur y que el le acompañaría como siempre, su deber esta vez no era cuidar de ella sino cuidar la carga que traerían consigo. Un botin de zafiros de valor incalculable, la recompensa de minar durante un año consecutivo sin parar por parte de toda la tribu. Iusrik acepto sin titubear para el no había nada mejor que aprender de su mentora y ser de serivicio a la tribu, quiza lo único semejante en satisfacción era matar gnomos despiadadamente. Durante todo el trayecto I’frix no comentaba nada, más lo que era escencial, no decía los motivos del viaje, el por que cargar tanto, etc. Iusrik por su parte no se quejaba, con gusto cargaba las bolsas mientras su mentora lidereaba el camino.

El viaje ironicamente fue muy tranquilo no hubo peleas, contratiempos, cosas extrañas en sí tardaron alrededor de 2 semanas en llegar al lugar indicado la Ciudad de Mithra. Una ciudad enana capital de guerreros ergida en el desierto la cual se veia desolada y destruida. Iusrik pregunto a I’frix por que habían viajado tanto tiempo para llegar a unas ruinas que no parecian especiales a lo cual ella contesto con dos palabra “un Dragon”.

Ésa misma noche aprovechando la oscuridad se infiltraron en la ciudad hasta las faldas de la montaña que servia de pared natural. Poco a poco comenzaron a subir por una pequeño camino, cuando iban por la mitad de la montaña I’frix sintio algo extraño y ordeno a Iusrik parar, observando todo a su alrededor descubrió la fuente de su presentimiento. En la ciudad lo que parecia ser una gran roca en el centro comenzo a moverse provocando fuertes temblores. Iusrik se balanceo como pudo y aferrandose a piedras logro no caer con toda la mercancia al vacío. Poco a poco los temblores cesaron descubriendo frente a ellos la figura de un enorme Dragon cuya nariz era la roca que estaba en la ciudad. Dejando un gran hueco en la tierra el dragon extendio sus alas y comenzo a flotar seguido dio un gan rugido para luego desaparecer en una luz. I’frix solo sonreía al observar todo eso mientras Iusrik parecía estar paralizado de felicidad.

“Ése es nuestro objetivo Iusrik”

Comento I’frix mientras renudaban el camino a la cima de la montaña. Una vez ahí se toparon con una gran entrada a una cueva. Ninguno de los dos había visto semejante puerta en ninguno de sus viajes y vaya que tenían experiencia en cuevas. Hacercandose a la entrada I’frix le ordeno a Iusrik dejar las bolsas donde estaba y caminar a la entrada para corraborar que no había peligro, este accedio y dando unos pasos adentro de la cueva activo una trampa magica. De las esquinas de la entrada salieron disparados 4 rayos de luz de los cuales aun con los grandes relfjeos de Iusrik 2 lo alcanzaron electrocutandolo y paralizandolo durante unos breves momentos.

“Hey gracias Iusrik desactivaste con excelencia la trampa por que no te lanzas la proxima ves a la boca del lobo”

Exclamo I’frix en tono molesto tras ver como Iusrik utilizaba tan raro metodo de detectar trampas como caminar en ellas. Tras este evento un gran Rugido se escucho en la cima de la montaña y detras de la sombra de la entrada salio la cabeza enorme de un reptil cuyos ojos amarillescos se mostraban a todo esplendor.

Quien osa invadir mi sagrado hogar

Fueron las palabras que salieron de tal ocico. El dragon lucia temible sumamente enorme con escamas tan fuertes como el metal mas resistente. Sus ojos de asesino que parecian sumejirte y paralizarte. Y sus dientes tan filosos como cualquier espada. I’frix sabía del temible poder que tenían estas criaturas de leyenda pero armandose de valor tomo una bolsa de las que cargaba iusrik y vacio su contenido frente al dragon. Varios zafiros comenzaron a brillar de un intenso azul rey creando una raya entre el dragon e I’frix. Iusrik que se encontraba ahora detras de su mentora solo observaba.

Durante unos 10 minutos de conversación hostil el dragon acepto la oferta de I’frix y tomo todas las bolsas con zafiros agregandolos a su colección dentro de la cueva, al mismo tiempo que el dragon se escondia en sus aposcentos una pared de energía se ergia en la entrada a la cueva para que no entrara nadie. I’frix e Iusrik quedaban denueva cuenta solos en la cima. Al otro día desperatando entre las ruinas de la ciudad donde habían encontrado un buen escondite I’frix le pide a Iusrik que le acompañe de nuevo esta ves irian al este hacia el desierto. Iusrik a sabiendas que no es el camino de regreso a casa le pregunta hacia donde se dirijian a lo cual I’frix solo contesto con un movimiento, tocandolo de la mano ambos desaparecieron y aparecieron en otro lugar.

Iusrik estamos en medio del desierto en la nada, te he traido aqui por un razón ¡¡no me srives para nada y no te quiero a mi lado!! Ni siquiera sabes desactivar una trampa electrica y solo me estorbas eres un bulto una carga sin contar que casi tiras todas las piedras en el camino a la cima de la montaña ahora con esta majestuosidad de dragon nisiqueira para la tribu sirves!, ya no estare cuidandote a ti y escondiendote de mis compañeros koboldos asi que largate!!. Y mas te vale que no te vuelva a ver o te las veras conmigo.

Tras decir esto I’frix desaparecio de nuevo en su teletransportación dejando a Iusrik varado en la nada y con una cara catatonica intentando procesar todo lo que le habían dicho esperando que su mente y corazon soportaran el dolor. Sin saber a dónde ir si el camino a Mithras era al sur, al este, oeste o norte, sin tener un porque regresar, con las palabras en su mente de carga, no sirves a la tribu ni a I’frix, no sabes hacer nada. El cuerpo de Iusrik solo pudo reaccionar de una manera correr sin cesar llorando y sin entender a cualquier camino. Corriendo literalmente durante varios metros Iusrik no paro, corrio y camino hasta que se desplomó cerca de la ciudad de Gaia al noreste de Mithras. Sólo por primera ves en su vida sin sus verdaderos padres y sin su mentora de la cual había dependido siempre Iusrik se enfrentaba a la cruel realidad.

View

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.